Tratamiento con ibogaína

La siguiente es una guía que pretende ofrecerte una introducción a la ibogaína, y fundamentar las expectativas sobre el proceso de tratamiento con ibogaína.

Cuando esté preparado para discutir las posibles opciones de tratamiento, llame

1 (888) 848-7972

o rellene una solicitud.

¿Qué es la ibogaína?

La ibogaína es una sustancia natural que, desde la década de 1980, se utiliza cada vez más como ayuda para la desintoxicación de opioides y otras drogas. Entre sus principales beneficios se encuentra el aumento drástico de la sensibilidad de los receptores de dopamina, lo que alivia los síntomas de abstinencia al reducir la tolerancia, así como la estimulación de la reparación de las neuronas dopaminérgicas.

La mayoría de las personas que siguen un tratamiento con ibogaína para los opioides experimentan al menos una reducción del 80-90% de los síntomas de abstinencia agudos. Más allá de eso, la mayoría de las personas notan una importante reducción del síndrome de abstinencia y de la depresión asociada, así como del deseo de consumir opioides y otras sustancias, incluidos varios tipos de estimulantes, alcohol y nicotina.

Además de estos beneficios físicos, la ibogaína es fuertemente psicoactiva. Se ha descrito como un onirogénico, lo que sugiere que estimula los “sueños despiertos”. Algunas personas describen experiencias visuales complejas que aportan claridad y comprensión en torno a experiencias pasadas o metas futuras. Independientemente de que estas experiencias sean claras o fáciles de recordar, es habitual que las personas experimenten un cambio de perspectiva significativo después del tratamiento.

¿Cómo funciona el tratamiento con ibogaína?

Esta es una pregunta común, y que puede ser complicada de responder. La variable principal es lo que usted considera como éxito. La ibogaína es más eficaz para ayudar a la transición de un estado de dependencia a un estado de no dependencia. Es muy eficaz para reducir la abstinencia a corto plazo y la depresión a largo plazo. Sin embargo, la abstinencia a largo plazo es algo que depende de muchos otros factores que varían mucho de una persona a otra.

Hay una serie de estudios de observación que han documentado los resultados de las personas que han pasado por el tratamiento. Los resultados de estos estudios son muy específicos, pero pueden ayudar a conformar expectativas más realistas sobre lo que puede hacer la ibogaína, así como sobre qué otros tipos de apoyo son necesarios después.

En un estudio financiado por el MAPS sobre 30 sujetos de clínicas de México, Thomas Kingsley Brown, et al, demostró:

  • Una reducción significativa de la abstinencia de opioides.
  • El 50% de los sujetos no informaron del uso de opiáceos a los 30 días del tratamiento.
  • El 33% de los sujetos no declaró haber consumido opiáceos a los 3 meses del tratamiento.
  • Se definió que el 40% de los sujetos tuvo un “resultado favorable”, es decir, la permanencia en el estudio durante al menos 9-12 meses y una reducción de al menos el 75% en las puntuaciones del Índice de Gravedad de la Adicción (ASI) por consumo de drogas.
  • Se redujeron de forma generalizada las puntuaciones del ASI Consumo de Drogas. Estos cambios fueron máximos al mes, y entre 3 y 12 meses los cambios se mantuvieron.
  • Mejoras significativas en las puntuaciones del ASI Familia/Social y Situación Legal que se mantuvieron durante los 12 meses de seguimiento.
  • Una notable reducción de las puntuaciones del estado psiquiátrico.

En un estudio financiado por el MAPS sobre 14 sujetos de Nueva Zelanda, Geoff Noller, et. al. demostró:

  • Una reducción significativa de la abstinencia de opioides.
  • 1 año de abstinencia de opioides en el 50% de los participantes, y en general, una reducción del 80% en la sección de drogas del Índice de Gravedad de la Adicción (ASI-Lite).
  • Mayor motivación y búsqueda de otros servicios sanitarios tras el tratamiento.
  • Una reducción significativa de la depresión después del tratamiento.
  • Algunos participantes informaron de una reducción significativa del consumo de otras drogas o alcohol.

En un estudio privado de 88 pacientes de México, Alan Koi Davis, et. al., demostró:

  • El 80% de los participantes informó de la eliminación o reducción drástica del síndrome de abstinencia.
  • El 50% informó de la reducción de los antojos de opioides, y el 25% informó de la reducción de los antojos durante al menos 3 meses.
  • A los 6 meses, el 41% informó de la abstinencia de opiáceos.
  • El 30% declaró no volver a consumir opioides, y la mitad de estas personas fueron entrevistadas al año y casi un tercio a los dos años.
  • Aunque el 70% informó de una recaída posterior al tratamiento, el 47% redujo el consumo con respecto a los niveles anteriores y el 11% logró finalmente la abstinencia.
  • Reducción a largo plazo de la depresión y la ansiedad, y aumento del bienestar subjetivo.

En el estudio mexicano MAPS de Brown, es importante tener en cuenta que algunos sujetos que entraron en tratamiento residencial después se perdieron en el seguimiento y sus puntuaciones se contaron como niveles previos al tratamiento (sin efecto del tratamiento). Además, los programas de mantenimiento con opiáceos, ya sea buprenorfina o metadona, se contabilizaron como uso de opiáceos y se puntuaron en consecuencia, aunque para algunos terminar en esos programas puede haber sido una mejora importante, no considerada como una “recaída”.

¿Cómo se comparan estos resultados? En general, son muy buenos en comparación con otros tratamientos existentes. Brown y otros citan varios estudios recientes que ayudan a hacerse una idea general:

  • Un estudio que siguió a los sujetos después de una reducción de la buprenorfina sin farmacoterapia posterior, que informó de una tasa de éxito del 8,6% definida como menos de 4 días de consumo de opiáceos autodeclarado en el mes anterior.
  • Las revisiones que analizan la desintoxicación de opiáceos con el posterior tratamiento de mantenimiento informan de tasas de abstinencia del 18% al mes con buprenorfina y del 26% después de 6 semanas con metadona.
  • Estas cifras se comparan con el 50% de abstinencia autodeclarada a 1 mes y el 33% a 3 meses (Brown, et. al.), y el 30% de abstinencia autodeclarada de al menos un año (Davis, et. al.).

Un estudio observacional de Brasil examina en particular a las personas que se sometieron a un tratamiento con ibogaína y a una psicoterapia en un entorno hospitalario por el consumo de alcohol, cannabis, cocaína y/o crack de toda la vida. Es posible que siga siendo el único estudio que analiza el tratamiento con ibogaína específicamente para el consumo de estimulantes.

De los 75 sujetos que siguieron, Shenberg, et. al, demostró:

  • El 29% no volvió a consumir después del primer tratamiento con ibogaína, y otro 23% consumió una vez pero luego se mantuvo abstinente. La mediana del periodo de abstinencia tras un único tratamiento fue de 5,5 meses.
  • De los 33 que se sometieron a una segunda sesión, el 45% no volvió a consumir. La mediana del periodo de abstinencia tras un segundo tratamiento fue de 8,4 meses.
  • Además, de los 14 que se sometieron a una tercera sesión, el 57% no volvió a consumir. De 5 que se sometieron a una cuarta sesión, uno no volvió a consumir. Y de dos que se sometieron a una quinta sesión, uno no volvió a consumir.

Resumen y lecciones importantes de la investigación:

Prepárate para algunas molestias

  • Algunas personas informan de una eliminación completa del síndrome de abstinencia, pero no siempre es así. Para otros es una reducción parcial. Todavía puede haber síntomas de abstinencia post-agudos y otras molestias, aunque la mayoría informa de mejoras espectaculares en todas estas áreas.
  • Del mismo modo, no todo el mundo experimenta una reducción sostenida de los antojos. De los resultados se desprende que, por lo general, las personas notan el mayor cambio entre 1 y 3 meses, pero no todos lo hacen en la misma medida.

Tengan un apoyo adicional preparado.

  • Aunque estos resultados demuestran que el tratamiento con ibogaína tiene beneficios evidentes, está claro que no es una solución mágica. Tener unas expectativas realistas al iniciar el tratamiento, planificar situaciones que puedan suponer un reto continuo y recurrir a otras formas de apoyo son factores que desempeñan un papel importante.
  • Varios de los estudios, en particular el brasileño mencionado anteriormente, muestran que uno o más tratamientos de seguimiento con ibogaína en el futuro pueden ser beneficiosos.

Cómo encontrar una clínica de ibogaína

El tratamiento con ibogaína se ofrece en varios países. Las opciones más accesibles y asequibles para los residentes en EE.UU. se encuentran en América Central, principalmente en México, que tiene una historia bien establecida como centro de turismo médico.

El proceso de desintoxicación puede durar entre 5 y 14 días y puede costar entre 5500 y 8000 dólares o más, dependiendo de varios factores.

Cuando esté preparado para discutir las posibles opciones de tratamiento, llame

1 (888) 848-7972

o rellene una solicitud.

Tenga en cuenta que cualquier desintoxicación de drogas, incluido el tratamiento con ibogaína, es un proceso que requiere apoyo médico. El tratamiento conlleva algunos riesgos que, en el pasado, han provocado complicaciones médicas y varias muertes cuando no se tomaron ciertas precauciones.

En 2016, como director de la Alianza Global para la Terapia con Ibogaína (GITA), encabecé el desarrollo de las Directrices Clínicas para la Desintoxicación Asistida con Ibogaína. El proceso incluyó a numerosos profesionales médicos y proveedores de tratamiento, y desarrolló, por primera vez, lecciones tanto de la práctica clínica como de la investigación médica sobre cómo garantizar la seguridad de la detección y el seguimiento del tratamiento con ibogaína.

He aquí algunas preguntas importantes que hay que hacer cuando se busca una clínica de ibogaína:

  • ¿Qué tipo de examen médico se requiere?
    • Las pruebas de detección más básicas incluyen un panel de sangre completo y un electrocardiograma. Sin estas pruebas, simplemente no se puede realizar el tratamiento. ¿Quién revisará la solicitud y qué cualificaciones y experiencia tiene? Ambas cosas son necesarias. Las cualificaciones sin experiencia no proporcionan a alguien lo necesario para proporcionar un tratamiento con seguridad.
  • ¿Qué tipo de control médico se realizará in situ?
    • Muchas clínicas disponen ahora de un equipo médico con certificación ACLS y monitorización cardíaca durante el tratamiento. Disponen de un carro de paradas completo en el lugar y están preparados para responder a una variedad de emergencias médicas.
    • ¿Cuánto tiempo estará bajo supervisión médica antes y después del tratamiento? Muchas clínicas ofrecen supervisión médica las 24 horas del día y están situadas cerca de un hospital.
  • ¿Qué tipo de historial de seguridad tiene la clínica?
    • ¿Han tenido alguna emergencia médica? ¿Han sufrido alguna muerte? ¿En qué condiciones rechazarían el tratamiento a alguien? ¿Con qué frecuencia tienen que rechazar el tratamiento y por qué razones?
  • ¿Qué otro tipo de apoyo y recursos ofrece la clínica?
    • ¿Tienen un terapeuta disponible antes de llegar o durante el proceso de tratamiento? A menudo no es el momento de hacer una psicoterapia intensiva, pero discutir el proceso de tratamiento y hacer una evaluación realista de los planes para después puede ser muy importante. ¿De qué otros recursos disponen?
  • ¿Por qué los proveedores hacen lo que hacen?
    • Comprender las motivaciones personales para implicarse en el trabajo puede ser un factor importante. Muchas personas han pasado por el tratamiento y han cambiado su vida por completo. Si es así, ¿sus ideas sobre el tratamiento y sus posibilidades siguen basándose en la realidad? Si no es así, ¿qué otras motivaciones podrían estar influyendo en la configuración del entorno y la experiencia.

Para explorar algunas opciones específicas de tratamiento con ibogaína a través de Ceiba, puede rellene una solicitud o programar una llamada de orientacion.

Los programas de mantenimiento con Suboxone y Metadona son una parte importante de la atención estándar para el tratamiento de opioides. Por desgracia, no se recomienda utilizar la ibogaína para desintoxicarse directamente de cualquiera de estos medicamentos porque sus efectos son de larga duración.

La ibogaína actúa sensibilizando los receptores de opioides, reduciendo eficazmente la tolerancia. En la mayoría de los casos, un tratamiento con ibogaína implica tomar la última dosis de opioides por la mañana o al mediodía del día del tratamiento, y luego comenzar el tratamiento con ibogaína por la noche, una vez que la abstinencia ha comenzado a manifestarse. En el caso de los opiáceos de acción corta, este es el tiempo suficiente para que los opiáceos abandonen en su mayor parte el sistema, en el que la ibogaína puede tener el efecto deseado.

Sin embargo, si los opiáceos siguen en el sistema, como es el caso de los opiáceos de acción prolongada, generalmente la gente nota un mayor efecto analgésico. Básicamente, se sienten muy bien durante el tratamiento, pero cuando el efecto de la ibogaína desaparece pueden volver a sufrir una abstinencia. En el caso de los opioides de acción prolongada, esta abstinencia puede ser bastante prolongada e incómoda, especialmente después de un uso prolongado.

Por ello, la práctica habitual antes del tratamiento con ibogaína es cambiar a un opioide de acción más corta hasta que esos medicamentos hayan abandonado el sistema. En el caso de la metadona, esto puede llevar entre 2 y 4 semanas, dependiendo de la dosis y la duración del consumo. En el caso de Suboxone, esto puede durar entre 3 y 6 semanas, dependiendo de los mismos factores.

Para algunas personas, esto supone un importante obstáculo para el tratamiento. Los médicos pueden ser reacios a recetar opioides de acción corta, sobre todo a los pacientes con un historial de consumo de sustancias. Una de las opciones por las que la gente ha optado en el pasado es buscar opioides en el mercado negro, sin embargo, al pasar de un programa de mantenimiento estable, esto puede introducir una serie de factores de riesgo significativos e inestabilidad en el estilo de vida que muchas personas y sus familias preferirían evitar a toda costa.

Ceiba ha comenzado a colaborar con Bumble Bee Botanicals, expertos minoristas de kratom en Chula Vista, California, en una solución que es legal y estabiliza el proceso de preparación. El kratom es legal en todos los estados de EE.UU. excepto en seis. Aunque no es un opioide, algunas personas han notado que su acción sobre los receptores opioides les ha permitido cambiar de varios tipos de opioides con una reducción drástica de los síntomas de abstinencia. Ceiba ha colaborado en un protocolo que incluye mezclas de variedades de kratom de hoja blanca, verde y roja, así como extractos que ayudan a gestionar la energía y el sueño a lo largo del día.

Aunque se ha demostrado que la ibogaína controla el síndrome de abstinencia y el deseo de consumir una serie de sustancias, no es el caso de las benzodiacepinas. Las benzodiacepinas y los fármacos de clase Z actúan sobre los receptores GABA del cuerpo, que no se ven afectados por la ibogaína.

Además, el síndrome de abstinencia relacionado con los benzoos puede representar un factor de riesgo durante el tratamiento con ibogaína. Para los consumidores de benzo a largo plazo que han desarrollado una tolerancia y dependencia, un síntoma grave de abstinencia puede ser las convulsiones. Incluso si nunca has experimentado convulsiones durante la abstinencia a los benzoos, la ibogaína puede hacerte más propenso a las convulsiones. Dado que las convulsiones pueden catalizar cambios en los ritmos cardíacos, constituye un factor de riesgo importante durante la ibogaína. Por lo tanto, la abstinencia de benzo está contraindicada con el tratamiento con ibogaína.

El protocolo estándar para los usuarios de benzo que planean tomar ibogaína es estabilizar la dosis de benzo y continuar con las benzo durante el tratamiento. Existen otros recursos que pueden ayudar con la abstinencia de benzo, pero el protocolo estándar, dependiendo de la dosis y la duración del uso, es una reducción a largo plazo después del tratamiento con ibogaína.

Anatomía de un tratamiento con ibogaína

Mucha gente suele preguntar cómo es un tratamiento con ibogaína. Esto variará de una clínica a otra, y dependerá de la duración de tu estancia y de los protocolos que utilicen. Sin embargo, hay una serie de similitudes que serán bastante comunes de un lugar a otro.

Pretratamiento

Desde la reserva hasta su llegada a la clínica, debe contar con la información básica que necesita para prepararse mejor para el tratamiento, y trabajar para desarrollar una comprensión de lo que va a hacer después. Las cosas importantes que hay que recordar aquí son:

  • Tendrás que abstenerte de consumir estimulantes antes del tratamiento. No puedes tomar ibogaína mientras tengas cocaína, crack o metanfetamina en tu organismo. Algunas clínicas ofrecerán tiempo para permanecer en la clínica antes del tratamiento y muchas pueden ayudar en el proceso de lavado con solución salina intravenosa y vitaminas, pero considera que este tiempo extra tendrá un coste añadido.
  • Hay cosas que puedes hacer para estabilizar e incluso reducir tu dosis de opioides antes del tratamiento. Si puedes reducir las prisas por entrar rápidamente en el tratamiento y centrarte en tomar medidas para prepararte físicamente, esto puede reducir tu malestar durante y después del tratamiento.
  • Este es un buen momento para planificar el tipo de apoyo que tendrá establecido después del tratamiento.

Admisión y estabilización

Cuando llegue a la clínica, deberá someterse a un reconocimiento médico y a una serie de pruebas que incluyen un análisis de sangre y un electrocardiograma. Si está tomando opiáceos, se le estabilizará con sulfato de morfina o un medicamento opiáceo similar de corta duración. La duración dependerá de la clínica. Algunas clínicas prefieren hacer esto durante más tiempo para las personas que dejan de tomar kratom, fentanilo u otros opioides sintéticos. Puedes discutir los detalles con tu proveedor de tratamiento. La filosofía general aquí es que puedes estar cómodo y estable antes de tomar ibogaína. Se recomienda haber dormido bien, haber comido recientemente, haber solucionado cualquier otro problema médico, como abscesos, y haber tenido movimientos intestinales regulares antes del tratamiento.

Tratamiento con ibogaína

El día de su tratamiento tomará las últimas dosis de cualquier medicamento por la mañana o al mediodía. En muchos lugares también se recomienda el ayuno al menos al mediodía. Un pequeño número de lugares prefiere hacer el tratamiento por la mañana para facilitar el ayuno, pero muchos lugares hacen el tratamiento por la tarde. Si estás tomando opiáceos, debes esperar empezar a tener una abstinencia antes de tomar ibogaína. Esto es necesario para asegurar que los opiáceos abandonen tu sistema. Por lo general, el síndrome de abstinencia es un poco más lento de lo habitual, ya que el sulfato de morfina tiene un efecto más prolongado que la heroína o el fentanilo, y también porque la ansiedad habitual en torno a la abstinencia debería relajarse en el entorno del tratamiento.

La mayoría de los lugares ofrecen tratamientos con ibogaína en dosis de inundación, que son formas eficaces y rápidas de desintoxicación. Suelen comenzar con una dosis de prueba, seguida de dosis posteriores cada pocas horas. Esto hace que el inicio de la experiencia sea más gradual y manejable, y permite a tus proveedores medir tu respuesta. Por lo general, la gente empieza a sentir alivio de la abstinencia poco tiempo después de tomar la dosis de prueba. El resto de las dosis estarán diseñadas para aumentar el nivel de noribogaína, el principal metabolito de la ibogaína, de modo que el alivio de la abstinencia y los beneficios a largo plazo se mantengan.

Efectos de la ibogaína

Los efectos onirogénicos de la ibogaína fueron descritos por Ken Alper como si pasaran por tres fases distintas:

  • Efectos agudos
    • Muchas personas notan un alivio de la abstinencia de opioides relativamente pronto, entre 30 minutos y dos horas después de tomar una dosis inicial de prueba.
    • Los efectos agudos de la ibogaína suelen tardar hasta dos horas en aparecer y duran entre 4 y 8 horas. Durante esta fase muchas personas experimentan alteraciones en los procesos cognitivos, alteraciones en la perspectiva o en la percepción visual que pueden incluir visiones de ojos abiertos o cerrados, o experiencias cinestésicas o auditivas. Aunque no siempre es así, a veces estas experiencias pueden adquirir elementos de importante significado personal o transpersonal.
    • Estos efectos pueden ser bastante diferentes a los de otros compuestos psicodélicos. Aunque algunas personas encuentran que estos efectos pueden ser bastante intensos, generalmente no hay una fuerte reacción emocional a la experiencia.
  • Evaluación
    • Una vez que los efectos agudos desaparecen, la mayoría de las personas notan una reducción de las alteraciones visuales. Lo que queda puede ser un ligero rastro visual y una sensación de coordinación reducida. Sin embargo, el efecto dominante que sigue suele ser una fase evaluativa que implica mucho procesamiento cognitivo. A veces la gente piensa en la experiencia, quizás en recuerdos de su vida, quizás en personas o situaciones, y a veces en su lugar en el mundo o en el futuro. Esta fase puede durar entre 8 y 20 horas más, dependiendo de la dosis y del metabolismo individual.
  • Estimulación residual
    • Las secuelas pueden incluir cambios de perspectiva y sensibilidad a sensaciones como la luz, el sonido, la temperatura u otras sensaciones físicas. Por lo general, durante esta fase las personas siguen descansando físicamente. Estos efectos residuales pueden durar entre 24 y 72 horas más, tiempo durante el cual las personas suelen notar un retorno de su energía.
  • Efectos a largo plazo
    • Algunos de los efectos de la ibogaína pueden manifestarse a lo largo de las semanas, meses o años siguientes. Algunas personas los notan en mayor medida que otras porque generalmente tienen menos que ver con los efectos fisiológicos de la toma de ibogaína y más con la integración de la experiencia que ha sucedido, o la adaptación a vivir sin la dependencia de la droga, etc. Estos cambios pueden abarcar desde la recuperación física hasta cosas como la vuelta a un horario de sueño estable, el tiempo para recuperar la energía física y la motivación, o la reducción duradera de las ansias de consumir drogas. También puede incluir cambios de perspectiva que influyen en otras áreas de la vida, como relaciones importantes, decisiones vitales o cambios más sutiles en la visión del mundo y la identidad personal.

Día gris

El día después de una dosis de ibogaína la gente generalmente necesita mucho descanso y relajación. Algunas personas sienten un gran alivio, una sensación de calma, una sensación general de bienestar y una sensibilidad al entorno. Para otros, este día puede ser un reto, incluyendo algunos retiros persistentes, agotamiento por la falta de sueño. En muchos casos hay una mezcla de ambos. Se recomienda pasar el día reflexionando, haciendo trabajos corporales, sumergiéndose en agua caliente o en una sala de vapor, o cuidando de alguna manera de uno mismo, si es que se siente inclinado a dejar la cama.

Tratamiento posterior

Después de una buena noche de sueño, la gente suele empezar a sentir que recupera la energía. Esto también puede ocurrir por etapas, a lo largo de los días siguientes. A veces, durante este periodo la gente siente que duerme menos, pero también necesita dormir un poco menos. Para las personas que han estado utilizando opioides para conciliar el sueño, el hecho de no poder dormir a la orden o durante tanto tiempo como estaba acostumbrado puede resultar un poco incómodo, pero esto vuelve gradualmente. Hay un montón de ayudas naturales para el sueño que la gente ha encontrado útil, incluyendo la melatonina, la raíz de valeriana, manzanilla, pasiflora, escutelaria, extracto de corteza de magnolia, y kava kava.

No es raro que se necesiten de 7 a 10 días para que tu energía se recupere por completo, incluso después de un tratamiento psicoespiritual. Cuando te estés desintoxicando, ten en cuenta cómo te habrías sentido sin la ibogaína y cuánto tiempo habría tardado tu cuerpo en recuperarse de otra manera. Aunque la mayoría de la gente experimenta grandes mejoras, a veces algunos de los síntomas de abstinencia post – agudos, la falta de sueño u otros síntomas pueden durar algunas semanas más, incluso meses.

Durante el período posterior al tratamiento en la clínica, muchos ofrecerán dosis de refuerzo de ibogaína, dosis más pequeñas que son similares o menores que la dosis de prueba. El objetivo de estas dosis es hacer frente a cualquier abstinencia adicional, para mantener los beneficios a largo plazo, o más tarde para hacer frente a los antojos o síntomas de abstinencia post – agudos.

Por lo general, se recomienda tomarse el tiempo suficiente en la clínica para salir descansado, y haber previsto las siguientes cosas:

  • ¿En qué entorno de apoyo está entrando ahora?
  • ¿Qué recursos de atención posterior tiene a su disposición y piensa acceder a ellos de inmediato?
  • ¿Cómo va a tratar el síndrome de abstinencia o el malestar persistente?
  • ¿Cómo va a afrontar otras situaciones difíciles que pueden ser un factor para usted, como el dolor, la falta de sueño o el estrés agudo?

Planificación de la asistencia posterior

Como se desprende de varios de los estudios mencionados anteriormente, las personas que buscaron apoyo adicional para la recuperación después del tratamiento obtuvieron algunos beneficios. Especialmente en el caso de los tratamientos de menor duración, puede ser muy beneficioso para aquellos que tienen tiempo y recursos para hacerlo el hecho de acudir a una residencia después del tratamiento.

¿Cómo funciona el tratamiento con ibogaína?

Cuando se ingiere ibogaína, ésta se convierte con bastante rapidez en su principal metabolito, la noribogaína. Tanto los efectos a corto como a largo plazo en torno al tratamiento implican tanto a la ibogaína como a la noribogaína, que tienen muchas propiedades en común. Se estima que la noribogaína permanece en el organismo durante al menos varios días tras una dosis de ibogaína.

El mecanismo de acción de la ibogaína y la noribogaína es complejo y polifacético, y sólo se conoce parcialmente. Lo que se sabe es que, a diferencia de muchas farmacoterapias, tienen un coro de efectos que tocan numerosos sistemas de neurotransmisores. Estos incluyen:

  • Opioides
    • Los receptores mu-opioides desempeñan un papel en la recompensa y la euforia. La ibogaína es un agonista potencial de los receptores mu-opioides, lo que muchos creen que describe sus efectos sobre la abstinencia de opioides. Además, incluso aparte de la actividad agonista potencial, se ha demostrado que la ibogaína aumenta la actividad de los receptores mu-opioides y reduce la tolerancia a los opioides.
    • Los receptores opioides kappa desempeñan un papel en la recompensa y el estado de ánimo. La ibogaína tiene posibles interacciones con los receptores opioides kappa, de los que también se ha demostrado que reducen la autoadministración de cocaína y morfina.
  • Serotonina
    • La serotonina tiene una función compleja que incluye la influencia en la cognición, la recompensa, el aprendizaje, la memoria y numerosos procesos fisiológicos. La ibogaína puede bloquear la captación de serotonina, de forma similar a muchos agentes antiadictivos, y la noribogaína puede hacerlo en mayor medida.
    • La actividad de la ibogaína sobre los receptores 5-HT2a , similar a la de otros psicodélicos, puede explicar una parte importante de sus efectos onirogénicos.
  • NMDA
    • El NMDA desempeña un papel importante en la plasticidad sináptica y la función de la memoria. La ibogaína es un débil antagonista competitivo del NMDA, de forma similar a la ketamina. Esta actividad puede ser responsable de algunos de los efectos terapéuticos de la ibogaína, incluidos sus efectos sobre la drogodependencia, y su potencial para los trastornos neurogenerativos como el Parkinson.
  • Dopamina
    • La dopamina tiene una función compleja que incluye la motivación, el placer, la cognición, la memoria, el aprendizaje y el control motor fino. Existen pruebas de que la ibogaína disminuye los niveles de dopamina, especialmente en personas expuestas a drogas de abuso, devolviéndolos desde niveles elevados a los niveles de referencia. Esto puede desempeñar un papel importante en el efecto persistente de la ibogaína sobre el deseo de consumir drogas.

Otro efecto significativo de la ibogaína es que estimula la producción del factor neurotrófico derivado de las células gliales (GDNF), así como del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), hormonas que estimulan la producción de neuronas dopaminérgicas. Mientras que el BDNF es más común, la ibogaína es relativamente única por su capacidad de estimular el GDNF. Estos factores son importantes para estimular la neuroplasticidad, ayudando a la capacidad del cerebro de recuperarse y de pasar de un estado de dependencia de forma relativamente indolora.

La producción de GDNF puede ser un factor que contribuya al potencial de la ibogaína para revertir los síntomas asociados a la enfermedad de Parkinson. Aunque no está aprobada ni se ha investigado con este fin, existen algunos casos anecdóticos de personas que utilizan microdosis (8 mg+/día) de ibogaína a lo largo del tiempo y notan un aumento de la coordinación motora, una reducción de la depresión y una mejora en una serie de áreas asociadas al Parkinson. Dado que el Parkinson implica una degeneración de las neuronas dopaminérgicas en el cerebro medio, esto puede proporcionar una imagen de los beneficios a largo plazo de la ibogaína en el sistema dopaminérgico.

¿De dónde procede la ibogaína?

La ibogaína se conoce principalmente por su presencia en la Tabernanthe iboga y en las especies hermanas que se conocen colectivamente con el nombre común de iboga. Las especies de iboga son arbustos perennes endémicos de la selva tropical de África Central, especialmente del pequeño país costero de Gabón. Allí, la iboga tiene una historia de uso que se remonta a antes de los registros escritos. Sin embargo, hoy en día se utiliza en la práctica espiritual del bwiti, así como en otras prácticas rituales curativas e iniciáticas similares, que tienen una historia más reciente.

Actualmente es ilegal exportar iboga desde Gabón. Recientemente, el país se ha esforzado por intentar controlar esta exportación habiéndola reconocido como “reserva estratégica del patrimonio cultural”, para proteger el acceso local e intentar beneficiarse del uso internacional de la ibogaína.

En el pasado, la ibogaína se obtenía principalmente de la Tabernanthe iboga, gran parte de la cual se exportaba desde Gabón. Aunque recientemente se han realizado más esfuerzos para cultivar la iboga, se cree que la mayor parte, si no toda, de la corteza de la raíz y los extractos de alcaloides totales disponibles se exportan de la misma manera. Esto ha creado una serie de problemas en la región, desde la posible disminución de la población natural hasta el aumento de los precios en el mercado local que ha dificultado el acceso a los practicantes tradicionales.

En los últimos años, otra planta, la Voacanga africana, ha surgido como la fuente más importante de ibogaína. La voacanga se cultiva agrícolamente en otras partes de África, lo que hace que su suministro sea renovable. La ibogaína se produce a partir de la voacanga por semisíntesis de su alcaloide primario, la voacagina. El clorhidrato de ibogaína aislado que se obtiene como resultado es un producto estable y consistente, y la mayoría de los centros de tratamiento con ibogaína dependen de él por su pureza, así como por razones éticas y de sostenibilidad.

Algunas personas que se someten al tratamiento con ibogaína se interesan después por la iboga, e incluso por viajar a Gabón para iniciarse en el bwiti. Otros sólo se interesan por comprender cómo pueden devolver a la fuente original de la iboga y al beneficio de las comunidades de allí. La organización Blessings of the Forest participa en una importante labor de conservación y desarrollo en Gabón para ayudar a las comunidades a autoabastecerse de iboga para su uso tradicional, así como a desarrollar futuros potenciales para algún tipo de mercado de exportación.

Si estás interesado en apoyar a Blessings of the Forest y el trabajo que están haciendo, puedes apadrinar un árbol de iboga por el precio de 30 euros (aproximadamente 36 dólares).

Leaf

© 2018-2022 Ceiba Recovery | Politica de Privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?